Donativo
Nuestro sitio web aún no está totalmente disponible en español y algunos enlaces se dirigen a contenidos en inglés. Para recibir una notificación cuando se lance el sitio completo en español, regístrese aquí.
Ansiedad

Trastorno de acumulación compulsiva: Ayuda para acumuladores

El trastorno de acumulación compulsiva va más allá de “atesorar cosas” o tener demasiado desorden. Pero hay formas de cambiar sus hábitos y recuperar el control sobre sus posesiones, su casa y su vida.

¿Qué es el trastorno de acumulación compulsiva?

El trastorno de acumulación compulsiva es una dificultad crónica para deshacerse de posesiones, incluso de las que carecen de valor monetario, acompañada de un apego disfuncional a objetos usualmente sin valor o inservibles. Da lugar a una acumulación excesiva de pertenencias, que frecuentemente resulta en un espacio donde vivir apretado, inmanejable o poco saludable.

Muchos de nosotros somos propensos al desorden o nos cuesta desprendernos de viejas posesiones, especialmente de recuerdos nostálgicos, chucherías o cosas que estamos convencidos de que algún día serán útiles. Pero si padece un trastorno de acumulación compulsiva, su casa puede estar tan llena de objetos que algunos espacios ya no se pueden utilizar. En casos extremos, los objetos se apilan del suelo al techo y cubren prácticamente todas las superficies, lo que dificulta moverse por las habitaciones, preparar la comida, acostarse o ir al baño.

Además de crear unas condiciones de vida peligrosas, esta necesidad excesiva de acumular posesiones puede tener un impacto perjudicial en su salud, sus relaciones y su capacidad para desenvolverse en la vida diaria. Es posible que se sienta avergonzado o frustrado por su continua necesidad de adquirir objetos, avergonzado por cómo vive o aislado de la familia y los amigos a los que ya no se siente capaz de invitar a su casa.

No importa si su trastorno de acumulación es leve o grave, solo pensar en deshacerse de sus posesiones puede ser emocionalmente angustiante. Las creencias que ha asociado a objetos aparentemente sin valor pueden hacer que intentar deshacerse de ellos lo abrume con sentimientos de ansiedad, culpa o tristeza. Sin embargo, sin importar cuáles sean sus dificultades, hay medidas que puede tomar para superar los síntomas del trastorno de acumulación compulsiva, librar su vida del desorden y desarrollar actitudes nuevas y más sanas para apoyar su recuperación. El primer paso es comprender lo mejor que pueda el trastorno de acumulación compulsiva y el control que tiene sobre su vida.

¿Qué es el trastorno de acumulación de animales?

El trastorno de acumulación de animales es la acumulación continua de mascotas a pesar de no poder proporcionar el espacio, la nutrición, la higiene o los cuidados veterinarios necesarios para mantener a los animales, o a usted mismo, sanos y seguros.

Peligros del trastorno de acumulación compulsiva

A medida que aumenta el número de objetos que llenan su hogar, también lo hacen los peligros para su salud. A pesar del desorden y la desorganización, algunas personas con trastorno de acumulación compulsiva no siempre reconocen su comportamiento problemático. Antes bien, es posible que recaiga en los amigos o familiares señalar los peligros y presionar para que se haga un cambio.

  • Los montones de posesiones pueden bloquear puertas, pasillos y escaleras, dificultando el desplazamiento por su casa, especialmente si es usted un adulto mayor con artritis o problemas de movilidad.
  • El desorden puede aumentar el riesgo de caídas o tropiezos.
  • Las estufas y calentadores repletos de objetos y desordenados pueden convertirse en un peligro de incendio y las salidas bloqueadas aumentan los peligros.
  • A medida que el polvo se acumula, puede desarrollar alergias o problemas respiratorios, como la EPOC.
  • El acaparamiento puede reducir su capacidad para mantener estándares de higiene básicos e incluso provocar plagas de insectos y roedores. El trastorno de acumulación de animales puede empeorar aún más los problemas de higiene.
  • A medida que el desorden se extienda fuera de su casa, hacia el patio, el garaje o el jardín, puede causar problemas de salud a sus vecinos y ocasionar conflictos, desalojos o procesos judiciales.
  • Si vive con su pareja, la acumulación puede socavar su relación, incluso llevar a la separación o al divorcio.
  • Los servicios sociales podrían llevarse a los niños que vivan en la casa.
  • Las condiciones de hacinamiento pueden dificultar los arreglos de plomería, calefacción u otras reparaciones en su hogar.
  • La vergüenza por el lugar donde vive puede tener un impacto en su vida social, haciendo más difícil invitar a amigos o familiares a su casa, y hacer que se sienta socialmente aislado.

Hable con un terapeuta certificado

BetterHelp es un servicio de terapia en línea que le conecta con terapeutas acreditados y certificados que pueden ayudarle con la depresión, la ansiedad, las relaciones y más. Realice la evaluación y póngase en contacto con un terapeuta en tan solo 48 horas.

Realice la evaluación HelpGuide es un apoyo para el usuario. Ganamos una comisión si se registra en los servicios de BetterHelp después de hacer clic en este sitio. Obtenga más información

Síntomas y causas del trastorno de acumulación compulsiva

Aunque es mucho más común de lo que puede haber imaginado, no todos los comportamientos de acumulación reciben un diagnóstico de trastorno de acumulación compulsiva. De hecho, hasta el 25 por ciento de nosotros mostramos algunos síntomas de acumulación; no obstante, solo alrededor del dos por ciento de los adultos cumplen realmente los requisitos diagnósticos del trastorno de acumulación compulsiva.

El trastorno de acumulación compulsiva suele ser hereditario y, aunque se da con mayor frecuencia en personas mayores de 55 años, los síntomas pueden aflorar en los primeros años de la adolescencia. Es posible que haya experimentado una gran angustia de niño cuando sus padres le quitaban objetos o limitaban su impulso de coleccionar. En otros casos, el trastorno de acumulación compulsiva se desarrolla tras un acontecimiento de vida estresante, como un divorcio, la muerte de un ser querido o el desempleo.

Muchas personas con trastorno de acumulación compulsiva valoran sus posesiones como parte de sí mismas o de sus relaciones con sus seres queridos. Deshacerse de ellas es emocionalmente doloroso, como poner fin a una relación o desechar una parte de su propia identidad.

Los síntomas comunes del trastorno de acumulación compulsiva incluyen:

  • Tener una dificultad continua para deshacerse de posesiones, incluso de aquellas que no tienen ningún uso o valor real, por ejemplo, periódicos viejos, ropa, recibos, correo basura, envases de comida, clavos rotos o bolsas de plástico.
  • Tener una necesidad percibida de guardar objetos y experimentar dolor emocional o angustia al tener que deshacerse de ellos.
  • Atribuir emociones a objetos inanimados, tener un fuerte apego sentimental a las posesiones o sobrestimar de algún otro modo la importancia de los objetos.
  • Preocuparse por quedarse sin cosas específicas, como artículos domésticos, o creer que algún día encontrará un uso incluso para la chatarra.
  • Indecisión y desorganización, no saber qué guardar o dónde poner las cosas.
  • Acumular posesiones hasta el punto de que las zonas de estar de su hogar se saturen y se mantengan seguras y habitables solo por la intervención de familiares o amigos.
  • La acumulación afecta su desempeño diario en el trabajo, sus relaciones personales o su salud y bienestar.

Muchas personas con trastorno de acumulación compulsiva también padecen otros problemas de salud mental concurrentes, como depresión, trastorno de ansiedad, TEPT, TDAH o, más comúnmente, un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC u OCD, por sus siglas en inglés). En algunos casos, tratar la condición subyacente puede ayudar a mejorar los síntomas del trastorno de acumulación compulsiva.

[Lea: Trastornos y ataques de ansiedad]

Trastorno de acumulación compulsiva vs. TOC

Las estadísticas sugieren que hasta un 20% de las personas con trastorno de acumulación compulsiva también padecen TOC. Sin embargo, las personas con TOC no suelen acumular tantas posesiones como para que sus hogares se vuelvan inmanejables. Adquirir objetos para ellos implica principalmente emociones negativas, lo hacen para satisfacer los pensamientos indeseados e intrusivos que desencadenan la ansiedad.

En cambio, una persona con trastorno de acumulación experimenta emociones positivas y negativas. Sienten placer al adquirir una nueva posesión, pero angustia cuando piensan en deshacerse del objeto.

Autoayuda para el trastorno de acumulación compulsiva: cómo decidir hacer un cambio

Lo más difícil para una persona con trastorno de acumulación compulsiva suele ser decidir abordar el problema. Es posible que no vea su comportamiento como un problema y por eso le cueste encontrar la motivación para cambiar. O es posible que vea el cambio como una propuesta demasiado abrumadora o aterradora. Puede que piense que hay tanto desorden que limpiar que nunca conseguirá terminarlo todo, así que ¿cuál es el punto de intentarlo?

Ya sea que tenga dificultades para motivarse o mantenerse motivado, puede resultarle útil empezar por hacer una lista de pros y contras para cambiar la forma en que adquiere y conserva sus posesiones.

  • Algunas de las ventajas de cambiar su comportamiento podrían ser, por ejemplo, poder volver a recibir a amigos y familiares en su casa, preservar su relación con la persona con la que vive, mejorar su salud o recuperar el control sobre sus finanzas.
  • Los contras o las desventajas podrían incluir deshacerse de algo para lo que más tarde encuentre un uso, sentir que ha desperdiciado algo o sufrir ansiedad al dejar pasar la oportunidad de adquirir algo nuevo.

También puede asomarse al futuro y hacer una lista de cómo será su vida si continúa con su comportamiento de acumulación compulsiva y cómo será si hace un cambio. Guarde sus listas en el teléfono para poder recordarse constantemente el objetivo en el que está trabajando.

Consejo de autoayuda 1: tome medidas para despejar y organizar su casa

Cuando se padece el trastorno de acumulación compulsiva, es fácil sentirse abrumado ante la perspectiva de limpiar la casa y organizarse. Sin embargo, existen formas simples de dividir las tareas en pasos más pequeños y manejables.

Empiece de menos a más

Todos tenemos algunos objetos que nos cuesta mucho más desechar que otros. Los recibos viejos o las bolsas de plástico, por ejemplo, son probablemente más fáciles de desechar que las fotografías, las tarjetas de felicitación o los regalos que despiertan muchos recuerdos o emociones.

Para que le resulte más fácil, elabore una lista de los distintos objetos que ha estado acumulando y clasifíquelos del 1 (más fácil de desechar) al 10 (más difícil de desechar). Conocida como la “escalera del miedo”, su lista puede parecerse a la siguiente:

Ejemplo de escalera del miedo de la acumulación

  1. Cajas, bolsas, envases viejos
  2. Facturas, recibos
  3. Periódicos, revistas
  4. Boletos
  5. Zapatos, sombreros, cinturones
  6. Otra ropa
  7. Postales, tarjetas de felicitación, cartas
  8. Recuerdos
  9. Regalos
  10. Fotos

En lugar de tratar de empezar con los artículos de mayor rango, aquellos que más teme tirar, empiece por los más fáciles. Ordenar la primera categoría debería hacerle sentir ligeramente ansioso, pero no con tanto miedo como para no poder intentarlo.

A medida que se ocupe de sus posesiones y aumente su tolerancia a desechar objetos, podrá ascender gradualmente en la escala del miedo.

Vaya paso a paso

Desde el primer escalón de su escalera del miedo:

Establezca objetivos pequeños, pero específicos. En lugar de fijarse el objetivo de limpiar una habitación entera, intente ordenar solo una repisa, un cajón o una pila a la vez.

Establezca un tiempo fijo para trabajar en sus objetivos cada día, incluso si solo son lapsos de 10 o 15 minutos. Es más fácil mantenerse motivado cuando se dividen las tareas en partes viables y no se intenta hacer demasiado a la vez.

Apague el teléfono y evite otras distracciones. Es fácil perder la concentración si intenta realizar varias tareas a la vez, así que limítese a la tarea que está realizando durante el poco tiempo que le ha destinado.

Asigne cada artículo a una categoría específica. Puede decidir hacer una pila de “me lo quedo”, otra de “a la basura” y otra de “reciclar” o “donar”. Sin embargo, independientemente de cómo etiquete sus categorías, es importante decidir el destino de cada objeto, en lugar de asignar las cosas a cualquier tipo de categoría ambigua del tipo “decidir más tarde”.

Siga la regla “encárguese de ello una sola vez” (OHIO, por sus siglas en inglés). Encárguese de ello una sola vez significa que, cada vez que recoja un artículo, usted decidirá a qué categoría pertenece. Puede pensar que, si deja un objeto, más tarde se sentirá más capaz de decidir qué hacer con él, pero eso solo aumentará el caos. Entonces, siga la regla OHIO y elija una categoría.

Sea compasivo con usted mismo. Si limpiar una repisa o un cajón enteros le resulta demasiado abrumador, eso no significa que nunca vaya a progresar o que haya fracasado de alguna manera. En su lugar, establezca un objetivo más pequeño, la mitad de una repisa o una pila más pequeña, por ejemplo, y trabaje para conseguirlo.

Siéntase orgulloso de sus avances. Tomarse un momento para reconocer incluso los pequeños logros puede ayudarle a mantenerse motivado. Intente recompensarse con algo rico o un episodio de su programa de televisión favorito.

Consejo 2: mejore su toma de decisiones

Tomar la decisión de desprenderse de un objeto rara vez es fácil, pero las personas con trastorno de acumulación compulsiva tienden a luchar con la indecisión más que la mayoría. Es posible que le resulte difícil resistirse a la tentación de asignar cosas a su pila de “guardar” por si alguna vez las llega a necesitar. Puede que le resulte difícil afrontar la incertidumbre, que siempre espere que ocurra lo peor o que sea propenso al perfeccionismo.

Aprender a desafiar los pensamientos ansiosos puede ayudarle a ver el mundo de una forma más equilibrada y realista, así como a hacer frente a la ansiedad que a menudo alimenta la indecisión.

También puede plantearse las siguientes preguntas mientras ordena sus posesiones:

  1. ¿Ha utilizado este objeto en el último año o tiene un plan específico para utilizarlo en los próximos meses?
  2. ¿Tiene espacio suficiente para el objeto?
  3. ¿El objeto sirve?
  4. ¿Tiene tiempo para utilizar (o leer) el objeto?
  5. ¿Cuántos objetos similares tiene ya?
  6. ¿Conservar el objeto le ayuda a alcanzar sus objetivos?
  7. Si es lo suficientemente importante como para conservarlo, ¿hay alguna forma de almacenarlo digitalmente (véase más abajo)?

Encontrar alternativas digitales

Si decide conservar un artículo, la tecnología puede ofrecerle algunas soluciones alternativas:

  • Las fotos, los libros, la música y las películas pueden transferirse y almacenarse en formatos digitales. (Si prefiere leer libros físicos o ver películas en disco, puede pedirlos prestados de una biblioteca en lugar de comprarlos).
  • Para reducir el papel, opte por los pagos, los estados de cuenta y los recibos electrónicos siempre que sea posible.
  • Escanee documentos en papel para almacenarlos digitalmente.
  • Si tiende a acumular periódicos o revistas, mejor busque suscripciones en línea. Muchas publicaciones también ofrecen números anteriores en formato PDF.
  • Considere la posibilidad de tomar fotos digitales de sus posesiones para conservarlas en lugar de los objetos. Esto puede hacer que deshacerse de los objetos sea mucho menos doloroso.

Consejo 3: aprenda a afrontar la incomodidad

Mientras ordena sus posesiones, es normal que se sienta ansioso, estresado o incómodo. Deshacerse de un objeto puede desencadenar recuerdos o emociones difíciles. La magnitud de la tarea que tiene por delante podría repentinamente parecerle abrumadora y hacer que le dieran ganas de renunciar. O el estrés puede hacer que quiera volver a sus antiguos patrones de comportamiento e ir de compras, por ejemplo.

Sea cual sea el malestar que experimente, en lugar de intentar ignorar una sensación o un impulso desagradables, quédese con ellos hasta que pasen. Conocido como surfear el impulso, esta técnica requiere que monte la “ola” de una emoción incómoda como un surfista. En lugar de luchar, juzgar o intentar ignorar su malestar, si se permite experimentarlo, verá lo rápido que incluso un sentimiento desagradable llega su punto más alto, se rompe y se desvanece.

Los tres pasos básicos para surfear el impulso

  1. Observe cómo experimenta el malestar. Siéntese en una posición cómoda, respire profundamente un par de veces y enfoque su atención en su cuerpo. Note en qué parte de su cuerpo experimenta el malestar o el impulso negativo. ¿Qué sensaciones experimenta? ¿Cómo se sienten?
  2. Enfóquese en una zona en la que experimente el malestar. ¿Cuáles son las sensaciones en esa área? Descríbaselas a usted mismo. Por ejemplo, ¿siente calor, frío o entumecimiento? ¿Tiene los músculos tensos? Observe si las sensaciones cambian cuando se concentra en ellas.
  3. Repita el proceso concentrándose en cada parte de su cuerpo en la que experimente la incomodidad. Descríbase a usted mismo cómo cambian las sensaciones, cómo aparece y desaparece la emoción negativa.

Después de unos minutos de surfear el impulso, es probable que la incomodidad desaparezca. Si practica la técnica con regularidad, se familiarizará con las emociones negativas y le resultará más fácil sobrellevarlas hasta que desaparezcan de forma natural.

Adopte una práctica de conciencia plena

Muchas de las tendencias a acumular cosas derivan de preocupaciones del pasado, acumular objetos que le traen ciertos recuerdos, juzgar negativamente sus acciones pasadas, o de estresarse por el futuro, no dejar de pensar sobre “qué pasaría si…” y guardar cosas que quizá algún día vaya a utilizar. Por otro lado, la práctica de la conciencia plena, le anima a pasar tiempo en el momento presente.

[Escuche: Meditación de respiración consciente]

Al enfocar su atención en el momento presente y aceptarlo sin juzgarlo, es menos probable que se deje atrapar por las preocupaciones sobre el futuro o los remordimientos por el pasado. Practicar la conciencia plena con regularidad puede ayudarle a aliviar el estrés, a lidiar con los síntomas de la ansiedad y la depresión y a afrontar mejor los acontecimientos adversos.

Consejo 4: identifique qué le impulsa a adquirir más cosas

El primer paso para cambiar su forma de adquirir cosas es identificar sus desencadenantes personales. ¿Qué situaciones, lugares o sentimientos le hacen desear adquirir objetos? Quizás compra ropa por Internet después de un día estresante en el trabajo, echa un vistazo a las ventas de garaje cuando está aburrido, compra libros y revistas cuando se siente solo o se consiente con una nueva figurita o adorno para celebrar una festividad.

Llevar un diario puede ayudarle a identificar los patrones que existen detrás de sus hábitos de compra. Siempre que adquiera más cosas, o sienta el impulso de hacerlo, tómese un momento para averiguar qué es lo que está desencadenando el impulso.

Una vez que identifique los desencadenantes y los patrones de su comportamiento, podrá encontrar formas más sanas de afrontar el impulso de adquirir más cosas.

Controle el estrés. El estrés es uno de los más grandes desencadenantes de la “terapia de compras”. Sin embargo, en lugar de abrir la cartera, intente hacer ejercicio o practicar una técnica de relajación como la meditación, la respiración profunda o el yoga.

[Lea: Manejo del estrés]

Distráigase. Cuando sienta el impulso de comprar, enfoque su atención en otra cosa, por ejemplo, dé un paseo, llame a un amigo, disfrute de un baño o vea una película. Una vez que su atención se ha enfocado en otra cosa, el impulso suele desaparecer.

Hable con alguien. Cuando note el impulso, recurra a un amigo o familiar de confianza, alguien que no lo juzgue. Compartir lo que le pasa es una forma muy buena de aliviar el estrés, mejorar cómo se siente y acabar con el impulso.

Acepte el impulso y navéguelo. Utilice la técnica surfear el impulso que se describió anteriormente. La emoción que desencadenó el impulso a menudo pasará rápidamente si se permite simplemente sentirla en lugar de actuar en consecuencia.

Retrase el impulso. Si no se siente capaz de luchar contra el impulso de adquirir algo, intente retrasarlo un poco. Aléjese e intente aguantar un minuto. Si lo consigue, intente aguantar cinco minutos. Si puede seguir retrasándolo de esta forma, a menudo descubrirá que el impulso pasa de forma natural.

Apéguese a su lista de las compras. Todos tenemos que comprar comida, artículos de aseo y otros artículos cotidianos. Sin embargo, una vez que llega a la tienda, es fácil caer en la tentación de comprar otros artículos que no necesita. Si hace las compras cada semana, haga un inventario de los artículos que ya tiene y prepare una lista de las cosas que, de forma realista, utilizará esa semana, y respete la lista. Si las compras en línea no son un factor desencadenante para usted, intente hacer sus pedidos en línea para que sea menos probable que haga compras impulsivas en la tienda.

Consejo 5: busque apoyo

Puede ser tentador intentar ocultar su problema de acumulación compulsiva a sus amigos y seres queridos por pena o vergüenza. No obstante, abrirse a alguien de confianza puede ayudarle a sentirse menos solo, y un par de manos extra puede ser una ayuda invaluable para reducir el desorden de su casa.

Si en el pasado ha tenido malas experiencias con otras personas que le han ayudado a limpiar su casa, es importante que establezca límites. Especifique la ayuda que necesita y durante cuánto tiempo. Aunque la decisión final sobre si desechar o conservar algo debe ser siempre suya, estar abierto a las ideas de los demás puede ayudarle a tomar mejores decisiones o a encontrar nuevas soluciones.

Para buscar apoyo, también puede:

Unirse a un grupo de apoyo. Hablar regularmente con otras personas que se enfrentan a los mismos retos puede ofrecerle muchos consejos nuevos para sobrellevar su situación. Puede encontrar grupos de apoyo en persona y en línea acudiendo a los centros locales para personas mayores, buscando en Internet o accediendo a los recursos de la sección Obtener más ayuda que se encuentra más abajo.

Encontrar un “amigo acumulador”. Trabajar sus problemas de acumulación compulsiva con alguien que los entienda de primera mano es una excelente manera de mantenerse enfocado. Póngase en contacto con un amigo o vecino que pueda estar en la misma situación o júntese con alguien de un grupo de apoyo. Programe periódicamente momentos para hablar, emprender juntos las tareas de ordenar u ofrecerse apoyo y ánimo el uno al otro.

[Leer: Cómo ayudar a alguien con trastorno de acumulación compulsiva]

Buscar ayuda profesional. La terapia cognitivo-conductual (TCC o CBT, por sus siglas en inglés) puede ayudar a tratar el trastorno de acumulación compulsiva cambiando su forma de pensar y actuar. Trabajar con el terapeuta adecuado puede ayudarle a tomar decisiones y a resistir los impulsos de adquirir más cosas, así como con la manera de hacerse cargo del desorden. Cuando busque opciones de terapeuta, es posible que también considere la terapia en línea.

Apoyo para el trastorno de acumulación compulsiva

Clutterers Anonymous offers a 12-step recovery program including in-person and online meetings in the U.S. and other countries.

The Clutter Movement Individual Support is a peer support group on Facebook.

The International OCD Foundation offers a directory of hoarding task forces and other resources in the U.S., Canada, Australia, and the UK.

Hoarding UK offers hoarding support groups in-person and online, and a support line at 020 3239 1600.

Children of Hoarders offers support groups and other resources for both hoarders and their families.

Última actualización o revisión el julio 12, 2024